Esencia y belleza de Marruecos

Guía para descubrir Marruecos antes del viaje

¿Qué ver?

¿Qué quiere decir que Marruecos es un país de contrastes? Pues que en un solo viaje se pueden visitar lugares tan diferentes que los ojos del viajero no dejan de maravillarse a cada rato. Que Marruecos te ofrece tantos tipos de viaje como cosas diferentes que hacer.

El viaje puede llevarte desde una ciudad repleta de vida como Marrakech, a las extensas llanuras vacías del Jebel Saghro. Desde los altos edificios de Tánger a la medina azul de la idílica Chefchaouen.

Puedes visitar palacios y hoteles lujosos, o pasar la noche en un pequeño riad con toda su calidez.

Entrar en la mezquita impresionante de Casablanca o las casitas de adobe del valle de Ourika.

Imbuïrte en la modernidad de Casablanca y Rabat, o el lujo de Tánger; o bien empaparte de la historia de Fez y Meknes, el exotismo de Marrakech o la vida rural de los pueblos del norte.

Dejarte impresionar por la magia desbordante del desierto que lo inunda todo, y por la majestuosidad de las montañas nevadas del Atlas.

Ir a descubrir las playas del país, y las dunas lejanas cerca del mar, sitios recónditos del Marruecos más auténtico.

Como en cualquier viaje, requiere venir con la mente abierta y dejarse sorprender. Verás que Marruecos es un destino al que volver una y otra vez.

Unik Maroc Tours te ofrece una mirada única al Marruecos más genuino y profundo.


Image

Image

El desierto

Todo el mundo debería viajar al desierto al menos una vez en la vida y dejarse atrapar para siempre por su magia. Al viajero que no conoce el país y viene por primera vez a Marruecos por poco tiempo, recomendamos el viaje al gran sur de una semana hasta las dunas de Erg Chebbi. Si estás en Marrakech también puedes visitar las dunas más cercanas de Erg Chegagga, pero menos espectaculares que las primeras.

La cultura bereber de las gentes del desierto, su generosidad y alegría, te contagiará donde vayas. Y el silencio del desierto hará ese reset tan necesario a veces que buscamos durante las vacaciones.

Marruecos y especialmente el desierto, brinda una oportunidad única de mirar también a tu fondo mientras viajas. Si buscas aventura y diversión, puedes optar por rutas en 4x4 o moto, y excursiones con quads y buggies, o recorrer con nosotros pistas alternativas.


Tours al desierto de Marruecos



Image

El Atlas

Los paisajes del Atlas, la cordillera que cruza Marruecos por la mitad, son espectaculares. Prepara la cámara de fotos y nos pararemos en los mejores puntos para fotografiarlos.

Las montañas esconden un sinfín de pueblos bereberes que visitar y mezclarse con su gente. Aprender de sus costumbres, cocinando con ellos o tejiendo, por ejemplo.

Tienes la posibilidad de hacer treckings, rutas en bicicleta, moto o 4x4 en las que os podemos acompañar como soporte logístico y guía en vuestro itinerario.


Tours al Gran Atlas


  • De 10 a 12 días

  • De 11 a 14 días

Image

Las ciudades

Si te gusta la cultura, la historia, el arte, no debes perderte la visita a las 4 ciudades imperiales, Fez, Meknes, Marrakech y Rabat, porque te transportarán al Marruecos de otra época. Admirarás su belleza arquitectónica además de la artesanía de los oficios de toda la vida que aún se ejercen en sus medinas.

Conocer además Rabat, Casablanca o Tánger es la última tendencia en viajes para saber cómo se vive en la modernidad en estas metrópolis y las historias que esconden. La vida nocturna, sus restaurantes y zonas de ocio son también parte importante del viaje.


Tours a las ciudades de Marruecos

  • De 6 a 9 días


  • De 14 a 18 días

Image

El norte

La parte norte del país ha dejado de ser solamente una puerta de entrada de paso para ser un destino turístico por si misma y en todo caso una antesala para un próximo viaje al sur del país. Y es que a Tánger llegarás ahora también con facilidad a través de avión o por ferry a sus puertos.

Visita los antiguos protectorados españoles y francés, con la blanca y coqueta Tetuán como pareja de Tánger. Llega a la azul Chefchaouen, combinando su montaña con los aires marítimos del Atlántico o Mediterráneo que las rodean. Es toda una experiencia diferente que ofrece cultura, relax y mucha historia.


Tours al norte de Marruecos


  • De 14 a 18 días


Image

El misterioso sur atlántico

Surferos, bohemios y aventureros recorren los parajes desérticos y playas kilométricas al sur del país.

Un entorno de ensueño que pone a Agadir como punto de partida más cercano.

El 4x4 necesario para recorrer carreteras y pistas y acercarse a las fronteras de lo desconocido y visitar enclaves olvidados de antigua presencia colonial así como conocer el Sáhara más extenso.

Lugares poco frecuentados por el turista que ofrecen un atractivo diferente.


Tour al sur atlántico

  • De 10 a 12 días

Image

Hazte comprender

Expresiones básicas

En Marruecos hay dos idiomas oficiales, el árabe y el bereber, y por todo el territorio sus diferentes dialectos, como el darija en el norte, que lo hacen aún un poco más difícil para comunicarnos.

En las zonas más turísticas el francés, inglés o español son un recurso común que facilita la comunicación. En aquellas partes en que esto no es posible, bastan unas palabras básicas que a buen seguro obtendrán una respuesta muy agradecida.

Para facilitarte hacerte entender en un idioma que no es el tuyo, escribimos aquí la traducción con la pronunciación en árabe aproximada, de esas 4 palabras mágicas, que ayudaran a abrir todas las puertas con una sonrisa:


El Saludo:

Observarás que el saludo entre los marroquies es bastante largo y repetitivo antes de cada conversación, pero para un extranjero lo más fácil al entrar en una tienda o encontrar alguien es al menos el primer hola y un adiós.

- Hola – “As-salám aleíkum” y el hola de respuesta – “U aleíkum as-salám”
- ¿Como estás? - Puede ser “La bes alík?” o simplemente “La bes?”
- Si la respuesta es un bien, grácias - “La bes el-hamdulil.lah” o un simple: ¡grácias! “Barakalófi”
- Adiós – “Beslama”


En las comidas:

Que aproveche o literalmente que lo disfrutes – “Be-s-sahha”


En la compra u otras circunstancias:

- ¿Cuánto vale? – “¿shall?”
- Grácias – “shókran” o muchas gracias “shókran bisef”
- Si - “e”, “iyeh” o “naam”
- No – “La”
- Un poco – “schwía”
- Nada – “wálo”

Recomendaciones de viaje

Image

Gastronomía

Descubrir un país a través del paladar es una de las formas más maravillosas de apreciar su cultura. La tradición es comer todos de la misma fuente y con la mano derecha, acompañando de pan la mayor parte de veces. Os animamos a descubrir la gran variedad culinaria de Marruecos y os recomendamos que no dejéis de probar estos básicos:

Para empezar se pueden probar, como ensalada marroquí, la tacktouka (pimiento asado con tomate) y la berenjena asada zaalouk; o bien una ensalada de tomate fresco, pimiento verde, pepino y cebolla, todo troceado muy pequeño.

El plato por excelencia es el tajine, que toma su nombre del recipiente de barro en el que se cuece lentamente. Puede ser de carne (ternera) con ciruelas y almendras, o de pollo con limón, por poner dos de los más típicos, pero también podéis pedirlo sólo de verduras.

La carne puede ser a la brasa en forma de pinchos o brochetas, y también kefta, una especie de albóndigas especiadas con las que también se prepara tajine.

En el norte y a lo largo de la costa atlántica, disfrutar de un buen pescado recién pescado, frito, grillé o a la plancha, acompañado de unas patatas fritas y la típica salsa de tomate para untar el pan. También valen la pena los tajines de pescado.

Otra deliciosa opción son las pastillas de pollo o ternera, carne picada envuelta en una masa de maiz y espolvoreados con canela y azúcar, y las pastillas de pescado. Los briouats que son parecidos sirven como tentempié a cualquier hora.

El viernes toca cuscús (nada como el recién hecho en casa), normalmente de verduras, con trozos, bien de carne o bien de pollo, a elegir. En algunos sitios los acompañan de pasas dulces que, regadas con caldo, le dan un toque dulzón muy bueno. Con el cuscús se bebe Lhben, leche fermentada un poco agria. Si lo probáis, saborearéis al completo el plato.

En el apartado de sopas, la harira, más que reconstituyente, a base de carne, garbanzos y lentejas, y la bissara a base de guisantes secos es también una buena alternativa para el invierno.

Como postres, muchos dulces con base de almendras, azucarados o con miel, entre los que destacar las sbakias que nos encantan.

Naranjas, manzanas, fresas, granadas, melón y sandía y tantísimas otras frutas para disfrutar según la época del año y zona. Pero sobretodo los dátiles del desierto!

Aprovechad los deliciosos y copiosos desayunos para probar todos los tipos de pan y tortas que os ofrezcan, y combinadlos con un buen aceite de oliva, o si puede ser de argán, miel o amlou (que es una mezcla de aceite de argan con la nuez de argan triturada y miel), y aceitunas.

La primera comida en días de Ramadan al caer el sol y después del canto del muecín es el Ftour. Se empieza por un par de dátiles, la harira (sopa), y después a gusto las msaman, tortitas aceitosas, o crepes (baghrir) untadas con miel o queso, sbakias u otros dulces de miel, con zumo de naranja y leche fermentada Lhben, para acabar con un pequeño tajine de kefta (carne picada) y un poco de té...energético, ¿verdad?

Y recuerda que ... a cualquier hora, y no sólo después sinó durante las comidas, es bueno pararse a tomar un buen té a la menta. Pidelo sin azúcar, o a parte, si lo prefieres, y disfruta de todo el ritual de su preparación.

Experimenta. ¡Nos dejamos muchísimos platos que degustar!

Image

Image

Image

Image

Te explicamos algunas cosas básicas que debes saber antes de ir a Marruecos