Algunos secretos de Marrakech (I)

/ mayo 18, 2019

Algunos secretos de Marrakech… que sólo descubrirás viajando a la ciudad roja.

Palacio Badi

Mientras trabajamos con clientes, visito algunas de las joyas de Marrakech, como el Palacio Badi. Su nombre significa algo así como «El Incomparable». Tenía que ser un palacio mayor que La Alhambra de Granada y por tanto significarse más poderoso quien lo habitaba. Solo quedan de él las paredes desnudas, pues años más tarde un sultán aún más poderoso lo mandó destruir y hacer transportar los materiales que lo revestían, columnas de mármol y mosaicos, a Meknés.

Ahora solo lo habitan las cigüeñas que reciben los turistas, y sobrevuelan el jardín central invadiéndolo todo. Un día medio nublado guarda una paz majestuosa entre sus enormes paredes. Ojo, el palacio siempre guarda no uno, sino dos tesoros que no dejan fotografiar : una sala llena de objetos y restos arquitectónicos y prehistóricos de diferentes lugares de Marruecos. Y un minbar, una trabajadísima silla antigua de madera donde se sentaba el imán, digna de admirar.

Tomad atención también a la colección de fotos antiguas de la ciudad y otras sorpresas. Me enamoré del palacio Badi y no quería salir de él.

Palacio Bahia

Palais Bahia (significa la Bella porque fue construido para la favorita de las 4 mujeres del visir). Está lleno de patios preciosos. Un secreto, el más grande y famoso lo pillas vacío solo si vas a primera hora y corres como un loco hasta allí antes que llegue nadie.

Es de finales del siglo XIX. Y es tan bonito, por los mármoles blancos y las combinaciones de colores amarillo y azul de sus arcos; y los mosaicos geométricos (zeligs) negros, azules, verdes o marrones; que te quedarás sentado en cualquier rincón a admirarlo. Las puertas están pintadas con bellos dibujos y los impresionantes techos de marquetería decoran las enormes habitaciones que se visitan una detrás de otra, hasta que pierdes la noción del tiempo y no te das ni cuenta.

Patio central palacio bahia Marrakech

Tumbas Saadies

Las bellas tumbas se encuentran escondidas tras una puerta al final de la mezquita de puertas doradas que preside la calle de la Kasbah. Parecería verdaderamente uno de los secretos mejor guardados de Marrakech sino es que todo el mundo va a indicarte cómo llegar. Es verdad que pagarás la entrada y seguramente harás cola en los tranquilos jardines mientras esperas un buen rato verlas. Tendrás tiempo de hacer unas pocas fotos o alguna selfi y echar una ojeada a las tumbas principales. No mucho más para que los de atrás no se esperen más de la cuenta. Pero aprovecha para disfrutarlas, vale la pena. El intrincado trabajo manual de los mosaicos de las paredes y las propias tumbas es precioso. También lo son el resto de rincones del recinto, entre tumbas y arcos muy trabajados.

Es muy interesante el vídeo que se proyecta en el último pabellón sobre cómo se hicieron los trabajos de restauración y por ende, cómo están hechos cada uno de los detalles allí.

Tumbas saadíes marrakech

Estas tres joyas esconden sus secretos para tu visita a Marrakech. Si quieres verlas y disfrutar de la ciudad te acompañamos en nuestra excursión de un día. Hay muchos más secretos por descubrir.

Marrakech es un destino en sí mismo, pero también el inicio o el broche de lujo final a muchos de nuestros tours. Consúltalos en nuestra web escogiendo esta ciudad como punto de partida aquí.

Si ya estás en la ciudad y quieres conocer sus fantásticos alrededores te ofrecemos todas estas excursiones . También te llevamos al desierto de Agafay y otros destinos especiales.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*